Nadie sabe cómo ni cuando llegó al Jardín del Noroeste. Aunque hatillana, fue amor a primera vista. Lo cierto es que en cuanto el resplandor del cielo le permitió ver, la conquistó tanta belleza. Se enamoró de sus flores, del verdor de sus campos y de su aroma. Todos aseguran que la cautivó el azul del cielo. Pero si le preguntas a ella; te dirá con una sonrisa en sus labios que está enamorada, enamorada de sus olas… Espero poder mostrarles con mis fotos las bellezas de Isabela, mi Jardín del Noroeste. ¡Que disfruten!

¡Sigue a Jackeline en Instagram! @dolcebelsorriso

Instagram-Logo

This slideshow requires JavaScript.

0